Boletín de Astromochila. Semana del 15 al 21 de agosto 2016.


Queridos y queridas, otro lunes más y regresamos con el Boletín astromochilero. Tenemos por delante una semanita divertida, con interesantes cambios de planes y alguna que otra noche de insomnio. Hagamos el repaso, como siempre:

El lunes 15 lo iniciamos con la Luna en Capricornio, felizmente aspectada y potente por su conjunción a Plutón y los trígonos a los planetas en Virgo. Para aquellos que forzosamente regresamos los lunes a trabajar debería ser un día eficiente y productivo, un buen arranque de la semana: mucha fuerza para sacar proyectos adelante o atrevernos a resolver aquel problemón que tanto miedo nos impone. Día óptimo para pedir un ascenso, implementar una nueva idea en la empresa o sentarnos a charlar con los superiores. En cualquier caso, aprovechad el empujón del día para sacar todo el trabajo que podáis. El resto de la semana fluirá mucho más tranqui y podréis regalaros vuestros momentos de pereza y diversión. Sólo por hoy: sed responsables.

Venus y Neptuno se mantienen opuestos en el eje Virgo-Piscis, una posición engañosa pero también muy misericordiosa: durante la semana podrían perderse objetos, no habría que prestar dinero ni pedirlo prestado. Se tenderá a ayudar pero también a sentir que se aprovechan de nosotros. De la misma manera, podría producirse un reencuentro con un recuerdo, un objeto o un antiguo amor que nos remueva emocionalmente. La mente servirá de poco cuando ataque el nubarrón. Respirad. Y ojito con los flirteos y declaraciones de amor durante estos días: mucho rollo, mucha mentira suelta.

Para mis colegas Sagitario, que llevan una época que no saben ni dónde tienen la cara, traemos buenas noticias. Saturno abandonó su movimiento retrógrado –parecía que se movía hacia atrás- lo que os va a aligerar un poco la mochila. No sólo a vosotros, sino a todos aquellos que tengan mucho Sagi en la carta natal. El otro día apuntaba en Facebook que con Saturno en Sagitario, menos es más: Sagitario es un signo de naturaleza expansiva; lo suyo es abarcar, buscar nuevos horizontes, corretear a sus anchas con su cuerpo de caballo por las praderas. Con Saturno en tránsito les toca hacer debere, centrarse, decidirse por una sola cosa y luchar por ella. Además, Marte también anda por Sagitario: es tiempo de disciplina, constancia y paciencia. Ahora se improvisa menos y se debe pensar más a largo plazo.

¡El jueves 18 de agosto llega la Luna Llena en Acuario! ¡Yuhu! Me encantan las lunas llenas y la Luna en Acuario es de mis favoritas. Hace dos semanas hablábamos de la estupenda Luna Nueva en Leo, ¿lo recordáis? Ese momento en el que cada uno podía reinventarse, sentirse más niño, más creativo, más espontáneo… Bien: los ciclos de las lunas se han usado siempre como unidad de medida. La luna nueva marcaría un inicio y la luna llena una culminación. Vuestro propósito personal del 2 de agosto recibirá un empujoncito –una señal, un regalo, un desenlace- el próximo jueves. Por supuesto, para comprobar si los planes han cuajado, debemos esperar para la Luna Llena en Leo en febrero del 2017, pero lo que pase en esta luna llena ya puede indicarnos si vamos o no por el buen camino.

Se dice que la Luna en Acuario es la luna menos luna. Fijaos que la función del arquetipo lunar implica protección, nutrición y calidez–atributos imprescindibles para que el bebé crezca y que, en mayor o menor medida, toda madre representa. Sin embargo, la Luna en Acuario rehúye de cualquier emoción y contacto intenso y, como mecanismo de defensa, insiste en la novedad y en interrumpir cualquier lazo que se le antoje duradero. Es una luna compleja, caprichosa y muy libre, que se opone al compromiso. Se da en nativos de infancias atípicas, con padres separados, madres hippies, mudanzas precipitadas y cambios de escuela. También implica contactos con desórdenes mentales: así, a veces, hay un tío excéntrico o una abuela con Alzehimer o una vecina que anda como una cabra y que deja en el nativo una fuerte huella.

En cualquier caso, toda esta vibración será la que se mueva alrededor del jueves 18: muchísima novedad, muchísima inspiración y, sobre todo, varios imprevistos positivos. Lo normal es que del miércoles en adelante, los planes se tuerzan, aunque lo harán de la mejor de las maneras: manteneos flexibles, alerta y afines a la improvisación. Será el jueves el día perfecto para saltarse las normas, irse de marcha y hacer el payaso. Ya me contaréis.

Así, con las pilas cargadas por la Luna Llena en Acuario, terminamos la semana. El resto de energías continúan apelotonándose alrededor de Virgo, pero al respecto ya hablaremos en el próximo Boletín.

Un abrazo, mil gracias por leer y compartir.

Y si te gustó... qué mejor que compartirlo. ¡Muchísimas Gracias! Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someone

¡Participando aprendemos todos!