Boletín de Astromochila: Semana del 12 al 18 de septiembre 2016.


Fijaos a la fecha que estamos y el Boletín semanal sobre los astros casi sin publicar… Por favor, mil disculpas, pero el trompazo de la vuelta de las vacaciones a la realidad -con sus despedidas, oficineo y declinaciones teutonas- no ha sido sencillo.

En fin, más vale tarde que nunca. Espero que, entre tanto, todos les hayáis echado un vistazo al post sobre Júpiter en Libra que publiqué el finde con detallitos para cada signo y esas cosillas molonas que os gustan.

Vamos a analizar el panorama de esta semana a ver qué encontramos. Así, a lo bruto y resumido, la semana va a andar muy nerviosa. Muy, muy nerviosa.

Os explico por qué: desde ayer tenemos a la Luna en Acuario, que no para quieta (que se lo digan a la Robotita o a Javi, el hijo de la Pelona). Esta Luna, en sus dos días y medio de viaje, está dibujando fantásticos aspectos a Júpiter, Venus, Marte, Saturno y Urano. Casi nada. Se siente como una especie de subidón, de superchute de ideas, de querer llevar mil planes para adelante, cambiar de opinión continuamente y pareciera que tenemos las mejores propuestas creativas para nuestro futuro. No voy a decir que todo lo que nos cruce la cabeza sea factible pero se trata de un período bueno para innovar, improvisar, no coartarnos y divertirnos. Planes, planes, planes. Aparte, Venus y Júpiter se mantienen en Libra: hay muchas ganas de salir y compartir esa brillantez. Lo que pasa que al tratarse de una luna ansiosa pues los nervios andan un poco electrificados.

Tiene todo el sentido porque después de la Luna en Acuario llega la Luna en Piscis, llena y con eclipse, lo cual acentúa esta sensación de prisa, de agitación o de revelación.

La Luna Llena de este mes se produce el viernes 16 a las 9 de la noche in Spain en el grado 24 de Piscis (aquellos que tengáis vuestra carta astral a mano podréis comprobar si os toca algún planeta). Como Quirón andará por ahí rondando y al asteroide se le asocia con la herida sin sanar, no sólo nos sentiremos medio revueltos, sino también requetesensibles a morir. Hablo, por supuesto, con matices: si en tu caso no tienes planetas en Piscis y tu carta es más de fuego que otra cosa, esta Luna lo mismo te la pasas por el forro. Pero como observación general ahí queda dicho.

La Luna en Piscis es una preciosidad: se da en enfermeras, en cuidadores, en matronas, en mujeres de pelo largo y blanco, en aquellos que recuerdan su infancia de la mano de una abuela mágica… Es una Luna que cuida muy bien de los otros pero que también puede enfermar con facilidad (son las dos caras de Piscis). Romántica y fantasiosa, en ocasiones se pierde demasiado en sus mundos de Yupi. Da una tremenda -y digo TREMENDA- empatía por el dolor ajeno: gente que ve una noticia triste en el telediario y no puede parar de llorar.

Toda Luna Llena lleva consigo una culminación o un entendimiento de algún proceso. Si encima viene eclipsada, parece que el efecto se magnifica y te llevas el batacazo mayor. A veces, la Luna Llena sirve para que uno tome conciencia de que lo que persigue no es lo que realmente quiere. Otras, la semilla plantada en el pasado (de hecho, en la Luna Nueva del año previo) crece y nos regala sus frutos. Las Lunas Llenas se tienen que sentir como un: ¡Joder! o un ¡Hostias!, un ¡Concha tu madre! o un ¡Eureka!, entre otros.

Como esta es una Luna de pérdidas -despistada, confusa-, andaos con ojito no os vayáis a olvidar las llaves del coche puestas o el iphone en el banco del parque. Cuidaos la salud (aunque la salud habría que cuidársela siempre) e intentad desconfiad un poquito más de la cuenta, ya que esta luna, tan pendiente de ayudar, peca de crédula. Al ser una luna super espiritual, los días alrededor del viernes serán cojonudos para prácticas meditativas.

Así que eso: aquellos con planetas alrededor o aspectando esta Luna que se anden atentos a las sincronías y a las noticias de final de la semana. De hecho, ya se van sintiendo sus efectos. Mucha gente enferma. Mucha gente cuidando de otros. Visitas al doctor. Malestares que parecen cronificarse.

¿Qué más? Pues en realidad el sábado la Luna entra en Aries con nuevas historias y animándonos a la juerga, pero puede que algunos todavía andéis bajo las mareas de Piscis. Los que puedan, que aprovechen para el finde loco. Seguimos también con Mercurio Retrógrado ultimando los asuntos pendientes de todo el verano y la cuadratura entre Saturno y Neptuno para que -sobre todo los signos mutables- se frustren un poquito más si cabe.

Bueno. Basta por hoy. He de seguir trabajando. A ver si con esta Luna en Piscis recojo los frutos que me prometí.

Mil abrazos. Mil gracias. Por leer y compartirme.

Nos leemos muy pronto.

Y si te gustó... qué mejor que compartirlo. ¡Muchísimas Gracias! Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someone

¡Participando aprendemos todos!

Una idea sobre “Boletín de Astromochila: Semana del 12 al 18 de septiembre 2016.